CINCINNATI -- Pedro Martínez no sólo retornó al diamante el lunes, sino que lo hizo por la puerta grande: El serpentinero entró en la historia al convertirse en el 15vo pitcher que logra ponchar a más de 3.000 bateadores en su carrera.

El pitcher de los Mets de Nueva York sólo requirió de dos strikes para alcanzar la marca. Engaño a Scott Hatteberg con una bola rápida para llegar a los 2.999 y luego completó la gesta ante Aaron Harang, con otra bola rápida de más de 140 kilómetros por hora (87 mph).

Martínez fue felicitado por el catcher Paul Lo Duca y los aficionados visitantes lo aplaudieron cuando apareció la estadística en el tablero electrónico.

El último pitcher que alcanzó la marca de los 3.000 ponchetes fue Curt Schilling, para los Medias Rojas de Boston, en agosto del año pasado.

Martínez, a sus 35 años, es triple ganador del Cy Young. El serpentinero regresó el lunes tras una grave operación el 5 de octubre pasado que le tomó casi un año de recuperación.

Once meses después reapareció por la puerta grande, y en una de las lomitas que más exigentes del campeonato, ya que el más mínimo error puede ser un jonrón.

En 2005 regaló un partido en este estadio de Cincinnati en el noveno inning.

Pero su retorno estuvo marcado por las sonrisas. Antes de comenzar su partido fue saludado efusivamente por sus compañeros y cuando abandonó el diamante se fue saludando a los graderíos.

En las gradas un hincha de los Mets tenía una pancarta que decía: "Ha vuelto".

Martínez se demoró un poco en encontrar fuerza en sus lanzamientos, ya que concedió un par de carreras al comienzo. Luego, con el brazo más en caliente, el dominicano sí regreso.