TOKIO -- Manny Ramírez se encargó de los hits y Daisuke Matsuzaka deleitó a sus compatriotas.

En el inicio de temporada regular más adelantado en la historia, los Medias Rojas de Boston comenzaron la defensa de su corona de la Serie Mundial con una victoria el martes por 6-5 ante los Atléticos de Oakland.

El dominicano Ramírez le echó la mano a Matsuzaka al remolcar dos carreras con un doblete en la décima entrada, a la postre las del triunfo.

Ramírez se quedó admirando en el plato la trayectoria de su batazo contra Huston Street (0-1) en el décimo, creyendo que iba a ser un jonrón de tres carreras, pero la pelota se estrelló contra el muro del bosque central.

En el último año garantizado de su contrato de ocho años, Ramírez también empalmó otro imparable de dos bases para empatar la pizarra 2-2 en el sexto capítulo.

Una afición de 44.628 asistió al Tokio Dome, que por tercera vez en nueve años fue anfitrión del juego inaugural.

Con el partido empatado, Julio Lugo abrió el décimo inning con un sencillo al infield, Dustin Pedroia se sacrificó y David Ortiz recibió el boleto intencional, éste último con dos outs.

Ramírez vino a batear y conectó a lo profundo del central, y pensó que el batazo iba a bañar la cerca.

El Manny Ramírez de siempre.

De hecho, cuando llegó al estadio se enteró que no iba a poder usar el bate rojizo que se trajo de Estados Unidos, ya que el mismo podría distraer a los pitchers. Fue así que tuvo que conseguir nuevos bates en Tokio.

"Quizás con mi bate estadounidense la pelota se hubiese ido", declaró Ramírez. "Creo que hice un buen contacto. No pude usar mi bate porque no era legal. Gracias a Dios que pude conseguir un buen madero japonés".

El manager de Oakland Bob Geren tomó la decisión clave de darle el pasaporte al dominicano Ortiz.

"Son dos bateadores fabulosos y uno tiene que arriesgarse con uno de los dos", declaró Geren. Street "lo tuvo en cuenta de 0-2 y su siguiente pitcheo se quedó arriba del plato y Ramírez la mandó lejos".

Jonathan Papelbon debió transpirar más de la cuenta para conseguir el rescate. Transfirió a Daric Barton al abrir la baja del décimo y permitió un doblete remolcador a Emil Brown, quien fue puesto out corriendo entre segunda y tercera.

Luego de un par de sencillos, Kurt Suzuki fue sacado out con una roleta, sellando la victoria para el relevista japonés Hideki Okajima (1-0).

Los Atléticos tuvieron la oportunidad de ganar el juego, pero el novato Brandon Moss conectó un jonrón solitario en la alta del noveno contra Street, forzando extra innings.

Para Moss, quien debió jugar en el jardín derecho cuando el titular J.D. Drew acusó molestias en la espalda, fue su primer jonrón en las mayores. Un hit suyo en el sexto remolcó la tercera carrera de Boston y mandó a las duchas a Joe Blanton, el abridor de Oakland.

Matsuzaka, de vuelta en su país natal, se fue sin decisión tras permitir dos carreras y dos hits en cinco episodios. Ambas carreras fueron en el primer inning, incluyendo una producto de un jonrón de Mark Ellis. Ponchó a seis y dio cinco bases por bolas.

"Estoy contento que todo le salió bien al equipo al final", dijo Matsuzaka. "Pero yo no quedé bien contento con mi actuación".

Un jonrón de dos carreras de Jack Hannahan ante Kyle Snyder había puesto a Oakland en ventaja 4-3 en el sexto.