LOS ANGELES - Otra vez, hay que decir, "Hay que esperar el año que viene."

Los Cachorros, ganadores de 97 juegos en la temporada regular y campeones de la División Central de la Liga Nacional por segunda temporada seguida, tendrán que "esperar el año que viene".

Por segundo año consecutivo.

Los Dodgers completaron una barrida de Chicago con una victoria por 3-1 el sábado en el Juego 3 de su Serie Divisional, poniéndole fin a la temporada de los Cachorros.

"Felicito a los Dodger por su éxito y les deseo lo mejor. No sé qué hace esto para nuestra temporada", dijo el manager de los Cachorros, Lou Piniella. "Esperábamos más. Pensábamos que llegaríamos más lejos en esta postemporada. Pero, anotas tres dos y una en tres partidos. Si haces eso en temporada regular y pierdes tres en fila, al igual que en la postemporada."

Los Cachorros, mejor equipo de la Liga Nacional durante la campaña regular, tendrán que enfrentar otro invierno bien largo. Son dos temporadas consecutivas en que Chicago es barrido en la primera ronda.

Faltó el bateo en los Cachorros, definitivamente. "Son seis juegos consecutivos que he dirigido (en este equipo) y hemos anotado 12 carreras...no es suficiente", dijo Piniella. "No estoy poniendo excusas; hay que anotar carreras, y sea lo que sea la razón, eso no lo he visto en postemporada."

Se suponía que a los 100 años de su último título de Serie Mundial, éste era el año de los Cachorros. Ya no.

No empujaron ni una carrera los dominicanos Aramis Ramírez y Alfonso Soriano; éste último se fue de 14-1 en la serie.

"No estoy frustrado, sino que estoy diciendo la verdad obvia", dijo Piniella. "Felicité al equipo por una buena temporada, les agradecí el trabajo hecho y su preparación."