FILADELFIA -- Charlie Manuel permaneció en el dugout, mirando la celebración del título divisional por parte de los Filis. Cuando el festejo de los peloteros volvió al terreno, el manager decidió sentarse en un sillón de su oficina.

Ryan Howard, Jimmy Rollins e incluso Chase Utley, normalmente sereno, festejaron a lo grande, bañándose en champaña y cerveza frente a los aficionados, que celebraron ruidosamente bajo la llovizna, tras la obtención del pase a la Serie de Campeonato.

Algunos de esos espectadores comenzaron a corear: "¡Charlie!" en repetidas ocasiones.

Finalmente, los aficionados de los Filis, difíciles de complacer, dieron una muestra de cariño a Manuel. Aunque el piloto prefiere que sus jugadores reciban todo el mérito, respondió al coro que se oía desde el graderío y salió al terreno, desatando una aclamación.

Manuel, a quien no le gusta hablar en público, tomó un micrófono y prometió a esta ciudad, ansiosa por un título deportivo, que los Filis tendrían una mejor actuación que en los playoffs del 2007, cuando fueron barridos por Colorado en la Serie Divisional.

De hecho, Filadelfia ya superó aquella actuación. Venció a Milwaukee en cuatro juegos y avanzó a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por primera vez en 15 años.

Los Filis enfrentarán a los Dodgers de Los Angeles por el boleto a la Serie Mundial. El primer encuentro se realizará el jueves. Este logro supera lo que muchos críticos consideraron que era posible con los Filis bajo la dirección de Manuel.

"El llegó a Filadelfia en una situación muy vulnerable como manager. Su personalidad retraída y demasiado relajada, opuesta a la de Larry Bowa, no suele funcionar bien en esta ciudad, pero él se ha ganado a todos", dijo Mike Schmidt, leyenda de los Filis y miembro del Salón de la Fama, en un correo electrónico enviado el lunes a The Associated Press. "El ha creado un ambiente cómodo de trabajo, con poca presión para sus jugadores, que le están respondiendo".

Desde que reemplazó al popular Bowa, después de la temporada del 2004, Manuel guió a los Filis a más triunfos (354) que cualquier otro manager en la historia de la franquicia durante sus primeros cuatro años. Es apenas el segundo piloto que lleva a Filadelfia a dos títulos divisionales consecutivos.

Pese al éxito, muchos criticaban al manager por su personalidad. Ha sido abucheado al cambiar de lanzador.

Manuel dice que aprendió a manejar los comentarios negativos desde hace tiempo.

"Cuando me han atacado personalmente, a veces eso me ha molestado", dijo Manuel a la AP. "Pero mientras más pienso en ello trato de no poner atención".

Sin importar esas opiniones, a los Filis les encanta jugar en el ambiente tranquilo que propicia Manuel. Y a los espectadores les gusta ahora que el equipo esté ganando.