LOS ANGELES -- Cansados de las pelotas encaminadas a golpear bateadores en la serie de campeonato de la Liga Nacional, Manny Ramírez y los Dodgers de Los Angeles salieron al campo listos para repuntar frente a Filadelfia.

Un triple de Blake DeWitt con las bases llenas frente a Jamie Moyer coronó un primer inning de cinco carreras, y los Dodgers superaron 7-2 a Filadelfia el domingo por la noche para reducir a 2-1 la ventaja de los Filis en la serie a ganar cuatro partidos de siete.

El abridor Hiroki Kuroda lanzó con efectividad hasta la séptima entrada para los Dodgers, que intentarán igualar la serie el lunes por la noche. Derek Lowe, quien perdió el primer partido, tuvo tres días de descanso para enfrentar a Joe Blanton en un duelo de derechos.

Los jugadores de las bancas y de los bullpens corrieron hacia el terreno de juego después que Kuroda lanzó una pelota que pasó sobre la cabeza de Shane Victorino, mientras Ramírez, furioso, gritaba a los Filis.

Durante el alboroto no hubo golpes ni expulsados, pero los Dodgers jugaron el resto del partido con porte.

"Necesitábamos recuperar el impulso", dijo el receptor Russell Martin. "Me parece que lo logramos".

Kuroda lanzó la pelota cerca de Victorino en el tercer episodio, en una aparente represalia por el tiro que Brett Myers hizo cerca de la espalda de Ramírez en el segundo encuentro.

El umpire del plato, Mike Everitt, hizo de inmediato advertencias a los dos equipos. Victorino le gritó a Kuroda mientras señalaba a su cabeza y tórax como queriendo decir que podría lanzarle cerca del cuerpo pero no de la cabeza.

Victorino bateó un rodado para out hacia el primera base Nomar Garciaparra y luego intercambió palabras con Kuroda cerca de la almohadilla. Los jugadores de las dos casetas se dirigieron hacia el terreno de juego y fueron seguidos por los relevistas, sin que el asunto pasara a mayores.

"Alguien estuvo a punto de ser golpeado. La situación lo ameritaba. No me lancen hacia la cabeza", explicó Victorino después del partido.

El entrenador de tercera base de los Dodgers, Larry Bowa, y el entrenador de la primera base de los Filis, Davey Lopes, parecían ser dos de los más molestos en el conato de gresca y durante el altercado intercambiaron gritos. Ramírez también llegó la cuadro desde el jardín izquierdo y tuvo que ser contenido por varios de sus compañeros, el manager Joe Torre y un umpire.

"No fue a su cabeza, fue sobre su cabeza", dijo Martin. "Sólo estamos tratando de aclarar el asunto. Es parte del juego".

Moyer golpeó a Martin con un lanzamiento en el primer inning y el relevista Clay Condrey golpeó al receptor de los Dodgers en el segundo.

Martin fue golpeado por otro lanzamiento en la séptima, por Chad Durbin. Los aficionados abuchearon a Durbin y Ramírez estuvo a punto de salir de la caseta. Pero Martin llegó a la primera base sin más problemas.

El jefe de los umpires Mike Reilly dijo que la advertencia fue hecha para proteger a los jugadores.

"Esa es la parte más difícil que tiene un umpire para decidir una situación -- intencional", señaló. "Pero en definitiva tuvimos una situación, tuvimos un bateador golpeado, un lanzamiento arriba. Y supones que en ese momento debimos poner la advertencia para evitar otra represalia".

Por los Filis, el dominicano Pedro Feliz de 4-1 con una impulsada. El panameño Carlos Ruiz de 2-0.

Por los Dodgers, los dominicanos Rafael Furcal de 4-2 con dos anotadas y una remolcada, Manny Ramírez de 2-1 con dos anotadas y una empujada y Angel Berroa de 1-0.