FILADELFIA -- Tres países latinoamericanos se unieron a su legado de béisbol. Una ciudad norteamericana ganó una Serie Mundial.

Detrás de un gran trabajo de equipo, incluyendo el trío latino integrado por Pedro Féliz, Carlos Ruiz y J.C. Romero, los Filis superaron a los Rays por 4-3 para capturar su primer campeonato desde 1980.

Nunca antes se sintió tan bien ser un nativo de República Dominicana, Panamá o Puerto Rico. El retraso de 46 horas en el Juego 5 es ahora cosa del pasado.

"Mi apellido lo dice todo, así es como me siento en este momento", expresó Féliz. "Estoy seguro que Latinoamérica esta festejando junto con nosotros. Si ves lo que hemos hecho. Fuimos una parte muy importante en la serie. Somos una gran combinacion".

Fue el mismo Féliz quien produjo la carrera de la victoria en la séptima entrada cuando el dominicano conectó un sencillo para traer al plato al corredor emergente Eric Bruntlett y darle a los Filis la ventaja por 4-3. Con la pizarra empatada a 2 en la sexta entrada, Geoff Jenkins abrió el partido con un doble y anotó desde la antesala cuando el segunda base de los Rays Akinori Iwamura no pudo atrapar un elevadito de Jayson Werth detrás de la segunda base para poner a los Filis arriba 3-2.

Manuel consideró enviar a un emergente por Féliz. Pero no fue así y el resto es historia.

"Pasó por mi mente pero al mismo tiempo sé que (Féliz) es un bateador de bola baja, y el pitcher en la loma era un lanzador de sinker, y sentí que podría hacer contacto", admitió Manuel. "Es un bateador que no se poncha muy a menudo. Pensé que podría hacer contacto y así sucedió".

El hecho de que Féliz permaneció en el orden al bate fue un indicio de la confianza de Manuel en la habilidad del dominicano para batear y fildear. Féliz terminó bateando de 4-2 en el Juego 5 y culminó la Serie Mundial con un promedio de bateo de .333.

A la defensiva, el dominicano tampoco defraudó.

Ruiz se unió a su compatriota panameño Mariano Rivera como héroe de la Serie Mundial. Al igual que Féliz, Ruiz permaneció en el orden al bate titular de los Filis debido a su gran defensiva, pero también respondió al bate.

El nuevo orgullo de Panamá registró un promedio de bateó de .375 con dos dobles, un cuadrangular y tres carreras producidas durante la Serie Mundial, además de iniciar cada partido detrás del plato. El abridor de los Filis Cole Hamels fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de manera bien merecida, pero Ruiz debería recibir algo de crédito por guiar al joven lanzador a obtener un record perfecto de 5-0 durante la postemporada.

"Teníamos mucha hambre de triunfo, realmente queríamos este campeonato", declaró Ruiz. "Quiero agradecer a Panamá y a los Filis por apoyarme todo el año. Quiero que todo Panamá disfrute este campoenato conmigo. Esta fue una gran temporada y una gran organización. Esto es para todos nosotros".

En lo que concierne a Romero, el relevista se llevará un título de Serie Mundial a Puerto Rico por segunda ocasión consecutiva. Esta temporada, Romero se llevó la victoria en el Juego 5, su segundo triunfo en la serie, luego de lanzar 1 1/3 entradas en blanco. Durante la Serie Mundial, Romero no cedió anotación en 4 2/3 inings de trabajo. El año pasado, el boricua observó desde su casa cómo sus ex compañeros de los Medias Rojas se alzaban con el título debido a que fue dejado en libertad por el equipo antes del final de la temporada.

"Estoy muy agradecido con la oportunidad que se me dio aquí. Este es un sueño hecho realidad para mi", dijo Romero. "Sé que los fanáticos han esperado mucho tiempo para este momento y este triunfo va dedicado a ellos".

Un equipo lo ganó todo el miércoles. Pero al menos tres países latinos están celebrando ahora.