(Al Bello/Getty)

TOKIO -- Japón quedó prácticamente paralizado cuando millones de personas se pegaron a televisores para ver cómo Hideki Matsui, a quien llaman Godzilla, apoyó con el bate a los Yanquis de Nueva York para conquistar el título de la Serie Mundial.

Matsui es el primer pelotero nacido en Japón que gana el trofeo al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, que comenzó a entregarse en 1955. Godzilla sumó su mayor cifra de remolcadas, seis, en un decisivo encuentro de la Serie Mundial para guiar la noche del miércoles a los Yanquis a la victoria por 7-3 sobre los Filis de Filadelfia.

Conectó un jonrón, un doble y un sencillo para consumar una Serie Mundial en la que bateó para promedio de .615 con tres jonrones y ocho carreras impulsadas.

Los trabajadores japoneses se arremolinaron en los escaparates de las tiendas de aparatos electrónicos en el centro de Tokio para ver los últimos innings en pantallas gigantescas. El partido terminó poco antes de las 14:00 horas locales del jueves, lo cual le dio a los oficinistas un pretexto para tomarse un almuerzo prolongado.

"Todas las noticias recientes han sido sobre (el jardinero derecho de los Marineros de Seattle) Ichiro Suzuki", comentó el oficinista Hiroyuki Takeuchi, quien se tomó libre la mañana para ver el partido. "Pero la presencia de Matsui es enorme. Superó lesiones y ofreció la actuación de su vida. Como japonés, hoy me siento muy orgulloso".