CINCINNATI -- Casi incapaces de conectar un hit, los Gigantes de San Francisco capitalizaron un error para seguir con vida en su serie de los playoffs de la Liga Nacional.

El error del antesalista Scott Rolen con dos outs en la décima entrada abrió la compuerta que permitió a San Francisco irse al frente y los Gigantes se impusieron el martes 2-1 ante los Rojos de Cincinnati para evitar ser barridos en la serie de primera ronda de los playoffs de la Liga Nacional.

Rolen, dueño de ocho Guantes de Oro a la excelencia defensiva, no supo dominar una roleta bateada por Joaquín Arias y tiró tarde a la inicial.

"Es una jugada que he hecho tantas veces y creo que hubiese hecho lo mismo", dijo Rolen. "Pegó en el guante, simplemente no pude retenerla".

San Francisco se vio silenciado sin hits ante un dominante Homer Bailey hasta que Marco Scutaro conectó un sencillo con dos outs en el sexto inning. Los Gigantes terminaron con apenas tres imparables y se poncharon 16 veces.

Pero respondieron en la décima, en la que dieron dos hits y además se beneficiaron por un pásbol de Ryan Hanigan al fabricar la carrera de la victoria.

"Pataleamos hasta lo último", dijo el relevista de los Gigantes Jeremy Affeldt. "Así se hacen las cosas en los playoffs".

Cincinnati también estuvieron apagados con sus bates al dar sólo cuatro hits, y uno después del primer inning.

Los Rojos siguen el frente en la serie al primero que gane tres en cinco juegos. Pero la ventaja ahora es 2-1.

El zurdo Barry Zito abrirá por los Gigantes en el cuarto juego el miércoles.

Los Rojos aún no deciden si su as dominicano Johnny Cueto será su abridor, luego que debió salir prematuramente en el primer juego por una dolencia en la espalda y el costado.

La derrota impidió que Cincinnati ganase su primer juego de playoff en casa desde 1995, año de la última vez que se clasificaron a la serie de campeonato del Viejo Circuito.

A una victoria de avanzar a esa instancia, no pudieron doblegar a uns Gigantes con una ofensiva inoperante.

Bailey realizó su primera apertura en el Great American Ball Park desde el juego sin hits que lanzó el 28 de septiembre en Pittsburgh y toleró apenas un imparable en siete episodios.

Para suerte de los Gigantes, el único tropiezo de Bailey desembocó en una carrera. Golpeó a un bateador, concedió un boleto gratis a otro y permitió un elevado de sacrificio de Angel Pagán en la tercera entrada.

Los Rojos recetaron su mayor cantidad de ponches en el año, con su cerrador cubano Aroldis Chapman pasando por la guillotina a dos con rectas de 100 millas por hora en un noveno perfecto.

San Francisco hizo finalmente el daño ante Jonathan Broxton, quien fue saludado con sencillos consecutivos de Buster Posey y Hunter Pence, quien se lastimó la pantorrilla izquierda al hacer un swing malo antes de dar su hit.

Con dos outs, Hanigan no pudo retener un pitcheo y los corredores avanzaron. El roletazo de Arias complicó a Rolen, quien no pudo fildear limpiamente la pelota y el domicano llegó quieto a la inicial.

Por los Gigantes, los venezolanos Marco Scutaro de 4-1, Pablo Sandoval de 4-0 y Gregor Blanco de 1-0, una anotada. El dominicano Joaquín Arias de 2-0. El puertorriqueño Angel Pagán de 3-0, una remolcada.