Héctor Giménez. (Charlie Riedel/AP)

PEORIA, Arizona - Todo lo que el venezolano Héctor Giménez ansiaba era una oportunidad en Grandes Ligas.

Pongámosle una oportunidad en salud de jugar en la Gran Carpa.

"Cuando estaba en Houston, llegué a Grandes Ligas en 2006 y tuve esa oportunidad de estar en el roster del equipo grande", dijo el receptor ambidiestro de los Medias Blancas. "Tuve un problema con mi hombro, me operaron. Perdí toda la temporada del 2007.

"En 2011, estuve con los Dodgers. Ahí también tuve una gran oportunidad. Hice el equipo al término de los entrenamientos primaverales, pero desafortunadamente tuve un problema en mi rodilla y también me perdí la mayor parte de ese año".

Giménez, de 30 años de edad, se perdió esa campaña del 2007 debido a un desgarre parcial en su hombro derecho. Y fue una distensión en su rodilla derecha lo que frenó al venezolano con los Dodgers.

"El año pasado, tú sabes, me dieron una gran oportunidad de regresar a Grandes Ligas en Chicago", indicó Giménez, quien bateó de 11-5 tras ser llamado en la recta final de la temporada. "Entonces este año, es una nueva oportunidad y estoy trabajando duro para ser el jugador que ellos quieren que sea".

No hay problemas de salud esta temporada. Giménez está listo para tomar su lugar junto a Tyler Flowers como el dúo que reemplazará detrás del plato a A.J. Pierzynski, quien estuvo con los Medias Blancas por ocho temporadas. Y aunque Flowers ha sido proyectado como el receptor titular, será un esfuerzo colectivo entre ambos el que ayudará a solidificar esta posición.

Por ejemplo, Giménez tiene más experiencia con algunos de los lanzadores jóvenes tras haber visto acción en 99 juegos en Triple-A Charlotte en 2012, por lo tanto le ha estado transfiriendo la información pertinente a Flowers. Cuando Chris Sale lanzó el pasado fin de semana y Giménez estuvo detrás del plato, Flowers trato de aportar algo de orientación extra sobre cómo manejar los lanzamientos del as de Chicago.

"Hablamos de cómo ambos queremos ser lo suficientemente abiertos uno con el otro para ayudar al equipo sin importar quién esté detrás del plato", dijo Flowers. "Y ustedes saben, así es como debería ser. Así es como A.J. y yo nos manejábamos. Comunicarnos lo mejor posible cuando él juegue o cuando yo juegue será clave para ayudar al equipo a ganar".

"Es refrescante", dijo el coach de la banca de los Medias Blancas Mark Parent, un ex receptor de Grandes Ligas quien ahora trabaja con Flowers y Giménez. "Es un acto totalmente desinteresado lo que ambos están haciendo. Están tratando de hacer mejores a los pitchers. Eso es lo que se supone debe hacer un catcher, día con día, tratar de que su lanzador salga avante y termine ganando el partido".

Tener la capacidad de batear a la izquierda definitivamente es un plus para un roster de los Medias Blancas que solamente cuenta con dos bateadores zurdos en el lineup titular, y actualmente sólo Dewayne Wise en la banca. Otra ventaja es que Giménez puede jugar la primera base, la antesala e incluso los jardines si es necesario.

En el arranque de los entrenamientos primaverales, Giménez ha mostrado un potente brazo. Esa demostración en la Liga del Cactus respalda el 43.1% (22 de 51 corredores) que Giménez puso fuera de circulación la temporada pasada para los Knights.

Su brazo previamente operado pudiera ya no es tan potente como cuando Giménez era un joven receptor. El venezolano ha aprendido más sobre la técnica del proceso en los años después de la cirugía.

"Sólo mueve tus pies y tus pies van a dictar qué tan rápido vas a poder llegar a la base sin importar la clase de brazo que tengas", explicó Giménez. "Como lo dije antes, tuve un problema con mi brazo pero ahora soy más inteligente, aprendí a usar mis pies más que mi brazo. Sólo dejo que la bola viaje en dirección a la segunda base".

Si sumamos los juegos que Flowers y Giménez han disputado a este nivel, podemos ver que el total de 119 todavía se queda corto de los 126 encuentros que Pierzynski atrapó solamente en 2012.

La falta de experiencia no provocó que el gerente general Rick Hahn decidiera traer a un veterano de Grandes Ligas para respaldar a Flowers. Los Medias Blancas han expresado su confianza y apoyo hacia Flowers, al igual que con Giménez. El venezolano no está dando nada por hecho con esta gran oportunidad que se le ha presentado.

"Aprecio la oportunidad que esta organización me ha dado. Rick Hahn, aprecio la confianza que ha mostrado hacia mí", expresó Giménez. "Siento que no está en mis manos. El puesto de receptor reserva, tengo que ganármelo a pulso y llegar cada día y estar listo para el reto".