Los Astros ahora jugarán en el Oeste de la Liga Americana. (David J. Phillip/AP)

Apenas cuentan con cinco jugadores con más de dos años de servicio en las mayores dentro de su roster de 40 jugadores. Se calcula que el costo de su nómina podría ser el más bajo en Grandes Ligas desde los 22 millones de dólares que los Marlins invirtieron en 2008. Y, de paso, les toca mudarse a la competitiva Liga Americana.

Todos los ingredientes parecen estar servidos para que los Astros de Houston se conviertan en el primer club en medio siglo que encadena al menos 106 derrotas en tres temporadas consecutivas.

Que asignatura más complicada le ha tocado al nuevo piloto Bo Porter. Coach de tercera base de los Nacionales de Washington, Porter fue contratado para encabezar la reconstrucción de una franquicia que viene de sufrir dos de las peores temporadas de su historia.

"Vamos a tener que pasar por situaciones difíciles con tantos jugadores jóvenes", dijo Porter. "Algunos tendrán que lidiar con el fracaso por primera vez. Ese va a ser nuestro reto como parte del cuerpo técnico, el de darle la confianza para que perseveren ante cualquier adversidad".

Casi todo sobre estos Astros es nuevo, incluyendo el nuevo diseño de sus uniformes con los colores azul y naranja. Pasan de la Central de la Liga Nacional al Oeste de la Liga Americana.

El desmantelamiento de su nómina ha sido total en procura de reforzar su cantera en las ligas menores, canjeando a Wandy Rodríguez, Brett Myers, Carlos Lee, Jed Lowrie, J.A. Happ, entre otros.

Con Houston en el Oeste de la Americana, todas las divisiones en las mayores tendrán cinco equipos y cada circuito con 15. En teoría, debería ser más fácil ganar en una división con cinco clubes en vez de seis. Pero eso es una quimera en estos momentos, con los Rangers, Atléticos y Angelinos, como nuevos rivales. Cada uno de esos tres ganaron por lo menos 89 juegos la pasada campaña.

Los Mets de Nueva York fueron el último equipo que encajó al menos 106 derrotas en tres temporadas consecutivas, entre 1962-65. Houston perdió 107 el año pasado y 106 en 2011.

Otra campaña desastrosa les permitiría ser el primer club en disponer de la primera selección del draft en tres años consecutivos. En 2012 les tocó tomar al torpedero puertorriqueño Carlos Correa.

La otra cosa es que ahora los Astros son administrados por un personal ejecutivo que cree ciegamente en los análisis estadísticos.

El gerente general Jeff Luhnow asegura que el equipo será capaz de sorprender.

"Soy optimista. Creo que vamos a tener un mejor año de lo que la gente piensa, y no tiene nada que ver con la nómina de salarios. Tiene que ver con el grupo de coaches que tenemos y peloteros jóvenes que un enorme potencial".

Si acaso cinco jugadores en su roster devengarán salarios sobre el medio millón de dólares. Y solo uno de ellos, Carlos Peña, es un jugador de posición.

De 34 años, el dominicano Peña firmó como agente libre por 2,9 millones. Es uno de los tres peloteros en la nómina de 40 que tiene 30 años o más.

El plan previsto con Peña es que sea el bateador designado, basándose en sus 191 jonrones en las últimas seis campañas. Viene de un año muy flojo con los Rays de Tampa Bay con promedio de .197 y 182 ponches.

"Necesitamos jugadores veteranos con ciertas cualidades de liderazgo y Carlos las tiene", dijo Porter.

Con apenas temporada y media de experiencia, el intermedista venezolano José Altuve es considerado el jugador más destacado en la alineación.

Altuve bateó para .290 con siete jonrones la pasada campaña, encabezando a los Astros en carreras anotadas (80), hits (167), dobles (34), triples (4) y bases robadas (33).

Los otros veteranos en el roster son los pitchers Erik Bedard (34), José Veras (32) y Philip Humber (30), además del jardinero Rick Ankiel.

El resto de la alineación está integrado por jugadores pocos conocidos que buscan demostrar que pueden establecerse, gente como el receptor Jason Castro, el campocorto Tyler Greene, el tercera base Matt Domínguez y el inicialista Brett Wallace. El jardinero central Justin Maxwell, ya con 29 años, disparó 18 jonrones en su primera campaña completa en las mayores tras un sube y baja de tres temporadas con los Nacionales.

En cuanto a la rotación abridora, los derechos Bud Norris, Lucas Harrell y Jordan Lyle --con 86 aperturas entre los tres el año pasado, ocuparán las tres primeras plazas. Humber, quien tiró un juego perfecto para los Medias Blancas en 2012 pero cerró la campaña con efectividad de 6.44, y Bedard se encargarían de las otras dos. También están Alex White y Brad Peacock, dos pitchers que hasta poco sonaban entre los mejores prospectos y luego no pudieron responder a las expectativas.

¿El relevo? Por primera vez en su carrera, Veras será el cerrador. El dominicano tuvo efectividad de 3.63 en 72 apariciones con Milwaukee la pasada campaña.