Pablo Sandoval.

SCOTTSDALE, Arizona - Aun si Pablo Sandoval está físicamente listo para el Día Inaugural, los Gigantes lo seguirán monitoreando de cerca.

El antesalista venezolano no sólo padece una inflamación en un nervio del codo derecho, sino que también tiene un espolón óseo en el mismo codo que el preparador físico Dave Groeschner describió como "crónico".

Groeschner explicó que los espolones óseos son comunes entre los peloteros y recalcó que, en el caso de Sandoval, el nervio inflamado es la mayor preocupación.

Al preguntársele si Sandoval tendrá que ser operado después de la temporada para removerle el espolón, Groeschner respondió, "Como están las cosas ahora, diría que no".

Tanto Groeschner como el manager de San Francisco, Bruce Bochy, dicen confiar en que Sandoval--quien participó en la pelota invernal de Venezuela, ha visto acción en nueve juegos en la Liga del Cactus y representó a su país en el Clásico Mundial de Béisbol--comenzará la temporada a tiempo.