Se han encendido por fin los bates de los Dodgers. (AP)

DENVER -- Antes de que esta temporada termine, los Dodgers podrían los que rían de último.

Menospreciados durante más de dos meses por sus fracasos sobre el terreno, pese a tener una de las mayores nóminas en la historia del béisbol, Los Angeles rápidamente ha estado dejando atrás los malos momentos de su primera mitad de la campaña del 2013.

Y esto se debe -- por mucho -- a una sola persona.

No cabe dudas de que el mundo del béisbol se ha maravillado con las capacidades del novato cubano Yasiel Puig, cuyo primer mes lo ha colocado en un grupo en que se menciona a la leyenda Joe DiMaggio.

Pero recuerden que, a pesar de los actos heroicos de Puig, los Dodgers han ganado siete de sus primeros 17 compromisos en el que el guardabosque estuvo en la alineación. De hecho, en aquellos momentos se encontraban a 9 ½ juegos del primer lugar -- a esas alturas su mayor desventaja de la temporada.

Y luego…

Bueno, vale solamente decir que el resto de la División Oeste de la Liga Nacional cometió un error. Cuando los Dodgers iban tropezando, nadie se apoderó de la división. Los otros equipos le dieron a los azules la oportunidad de entrar de nuevo en la pelea. Y ahora, al comenzar julio, han hecho mucho ruido en el Oeste del Viejo Circuito.

Los Dodgers han ganado 10 de sus últimos 11 encuentros. Le han quitado siete juegos a la ventaja de los D-backs. Antes de la acción del jueves estaban en el tercer puesto de la división, a 2 ½ partidos de Arizona, con medio juego sobre los Gigantes, con varios puntos de porcentaje sobre los Padre y solamente a una victoria de compartir el segundo puesto con los Rockies.

La alineación ha comenzado a marchar a todo motor. La rotación tiene brazos de calidad. Y el bullpen por fin ha demostrado consistencia.

Los Dodgers son buenos, y al llegar el fin de semana, podrían ser mejores.

Mientras Puig ha sido la mejor historia, lo que hace de los Dodgers otra vez un factor en el Oeste de la Liga Nacional ha sido la capacidad de este equipo de recuperar su salud -- y el hecho de que el grupo de veteranos que han llegado en los últimos 11 meses ha tenido una oportunidad de acoplarse.

Fue hace dos semanas -- cuando los Dodgers tuvieron un día libre en Nueva York seguido por un partido contra los Yankees pospuesto por la lluvia -- que el dirigente de Los Angeles, Don Mattingly, decidió hacer algo atravido antes de la pausa del Juego de Estrellas.

En vez de asegurarse de encontrar tiempo para darles días libres a veteranos como el dominicano Hanley Ramírez, quien regresaba de la lista de incapacitados, Mattingly optó por seguir con su alineación titular con Puig de segundo bate, el mexicano Adrián González de tercero en el orden y Ramírez como cuarto bate. Luego regresó Matt Kemp, para batear de quinto, antes de Andre Ethier.

Ramírez ha rejuvenecido su carrera. Ha bateado .377 desde que ascendió Puig, quien ha tenido un promedio de .443, y ambos tienen 17 empujadas, aunque las lesiones han limitado a Ramírez a 37 turnos menos. Sobre todo, durante la racha de 10-1 de los Dodgers, en la que Puig ha bateado .425, Ramírez ha promediado .400 y ha encabezado al equipo remolcando 10 carreras -- el doble de Puig y González, quienes son los segundos en el club durante dicho trecho.

Y para el fin de semana … se espera que Carl Crawford vuelva de la lista de incapacitados y Los Angeles una vez más tendría resuelta su incertidumbre en la parte alta de la alineación. ¿Qué significa la llega de Crawford a la alineación? El primer bate de los Dodgers tiene un OPS colectivo de .751 en 82 partidos. Crawford fue el primer bate en 43 de aquellos compromisos, y su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) en ese papel es de .851.

Una rotación integrada por Clayton Kershaw, Zack Greinke, Hyun-Jin Ryu, Chris Capuano y Stephen Fife ha tenido una foja total de 6-1 y encabeza la Liga Nacional con 2.38 de efectividad en aquel transcurso. Fife (2-0, 1.98 de efectividad) ha impresionado tanto que los Dodgers han tenido que contemplar qué hacer con Ted Lilly cuando éste salga de la lista de lesionados.

Y existen señales de alivio en un bullpen que durante toda la temporada ha sido una obra en progreso, con puntos positivos llegando en recientes movimientos como el quitar a Brandon League como cerrador para poner a Kenley Jansen. Los Dodgers también subieron al dominicano José Domínguez, quien tiene una recta cuesta abajo que alcanza las 100 millas por hora. Ha regresado Chris Withrow y el canje con los Cachorros le dará un cambio de ambiente al quisqueyano Carlos Mármol.

Chicago tiró la toalla con Mármol.

Pero hace varias semanas, el resto del béisbol había hecho lo mismo con los Dodgers.

Y miren lo que ha pasado desde entonces.