Yoenis Céspedes

NUEVA YORK -- Estela Milanés no podía estar más orgullosa. Su hijo se acababa de coronar rey del jonrón en el Citi Field y ella estaba allí, con varios miembros de su familia, para presenciarlo.

"Estaba bien emocionada, pensé que me iba a dar algo", dijo a LasMayores.com la ex campeona de sóftbol de Cuba y madre del pelotero de los Atléticos de Oakland que acababa de imponerse de una manera simple y llanamente espectacular en la competencia que es antesala al Juego de las Estrellas.

Céspedes no solamente ganó la competencia. Hizo trizas de sus rivales, entre los cuales se contaron Chris Davis, primera base de los Orioles de Baltimore que disparó tantos como 37 cuadrangulares en la primera mitad simbólica de la campaña para igualar una marca de Reggie Jackson de más vuelacercas en un lapso similar.

El jardinero izquierdo de los Atléticos se fue para la calle en 17 ocasiones en la primera ronda. Disparó un total de 23 cuadrangulares en las dos primeras fases de la justa para darle la corona al equipo de la Liga Americana y nueve en la final para superar a Bryce Harper, de los Nacionales de Washington, que pegó ocho en la ronda decisiva.

"Me dijeron que este estadio es difícil, pero no más que el de Oakland", manifestó Céspedes, cuyo lanzador de práctica fue Mike Gallego, coach de tercera base de los Atléticos. "Si lo hago en Oakland, ¿porqué no aquí?"

Sus compañeros de los Atléticos estaban seguros de que Céspedes, que intervino en cinco Concursos de Jonrones en Cuba y ganó uno, se impondría claramente porque son testigos a diario de los despliegues de su poder en las prácticas previas a cada juego en Oakland.

"Agradezco por la invitación [al capitán del equipo de jonrones de la Liga Americana, el dominicano Robinson Canó, segunda base de los Yankees de Nueva York] y me siento bien contento porque tuve la oportunidad de ganar", proclamó Céspedes, sentado detrás del hermoso trofeo del evento patrocinado por Chevrolet. "Después de los primeros cinco swings me sentía bien y por eso pude poner ese 'show' en la primera ronda".

El poderoso bateador derecho informó que no se sintió nervioso por la amplia concurrencia de 43,558 aficionados en el Citi Field porque en Cuba se acostumbró a concursar frente a llenos de unos 30 a 32 mil espectadores.

La pregunta sobre su paisano Yasiel Puig, Jugador del Mes de la Liga Nacional en junio pasado con los Dodgers de Los Angeles, no podía faltar. Céspedes la contestó con franqueza, pero a la vez con respeto para con su paisano.

"Sin faltarle el respeto, porque es un tremendo pelotero, no creo que él tenía chance de ganarme", enfatizó Céspedes. "Lo conozco de Cuba y no daba tantos jonrones en una práctica de bateo".

Pese a la grandeza del triunfo alcanzado, Céspedes no considera que el Derby de Jonrones ha sido su principal logro como pelotero. En este sentido, opinó que su máximo éxito ha sido integrar la selección de todos estrellas como jardinero central del Clásico Mundial en el que participaron muchos peloteros de las Grandes Ligas.

Los números sumados por Céspedes fueron escalofriantes. Sus 32 jonrones promediaron 405 pies.

De paso es el segundo pelotero de los Atléticos que se impone y primero desde Mark McGwire en 1992.

Con su victoria, son siete los ganadores latinoamericanos en las 10 ediciones más recientes de la justa y es el primer pelotero no participante en el Juego de las Estrellas que obtiene el trofeo del poder.

Sus 32 jonrones lo igualan en el tercer lugar de todos los tiempos para un Derby, tras Ortiz y Canó, que lo hicieron en 2010 y 2011, respectivamente.

Sobre si hubiera seguido compitiendo de saber que estaba cerca de un récord absoluto respondió con una palabra clara y contundente: "Sí".

Y su mamá estaba de lo más contenta.

"Como hijo, desde pequeño ha sido un hijo muy maravilloso, familiar y cariñoso", dijo la señora Milanés. "Lo admiro mucho como pelotero, nos ayudamos mucho el uno al otro".

A Céspedes le hubiera encantado estar en el banco de la Liga Americana para apoyar a sus compañeros en el Juego de Estrellas, pero ya tenía contraído un compromiso familiar en Miami y tuvo que salir rápidamente del Citi Field para el viaje respectivo a la Capital del Sol.