La asistencia a los estadios se redujo este año. (Colin E. Braley/AP)

NUEVA YORK-- La asistencia promedio a los estadios de Grandes Ligas se redujo 1,2% este año, con los Marlins de Miami y los Filis de Filadelfia como los equipos que sufrieron los peores declives.

La asistencia promedio a los estadios fue de 30.514 aficionados, ligeramente menor que los 30.895 del año pasado. El récord se estableció en 2007 con 32.785.

En total, 74,03 millones de personas fueron a los juegos, lo que también significa un descenso luego de los 74,86 millones de la temporada previa, pero se colocó en el sexto lugar en la historia de la MLB.

Se pospusieron 37 juegos mientras en 2012 sólo fueron 21.

"Después de los problemas que provocó el mal clima a principios de la temporada nuestro deporte mostró su resistencia con una excelente segunda mitad", dijo el comisionado Bud Selig.

Después de recortar su nómina antes de comenzar su segunda temporada en un estadio localizado en el centro de la ciudad, los Marlins ganaron 62 juegos y perdieron 100, y sufrieron una caída de 29% en la asistencia, de 2,2 millones en 2012 a 1,6 millones en 2013. Los Filis terminaron con 73 victorias y 89 derrotas, su peor temporada desde el 2000 y vieron caer la entrada al parque de 3,57 millones a un poco más de 3 millones.

Milwaukee cayó de 2,8 millones a 2,5 en la temporada en que el jugador más valioso de la Liga Nacional, Ryan Braun, fue suspendido los últimos 65 juegos tras haber admitido que usó drogas para mejorar su desempeño. Minnesota (66-96) tuvo 298.000 menos espectadores y Texas 282.000.

Toronto aumentó su concurrencia en 437.000 y llegó a 2,5 millones con las adquisiciones de José Reyes, Mark Buehrle y R.A. Dickey. Los Dodgers de Los Ángeles, campeones del Oeste de la Liga Nacional, tuvieron 419.000 aficionados más en su estadio y encabezaron las mayores con 3,7 millones. Washington subió 281.000, Baltimore 255.000 y Cincinnati 187.000.