Miguel Montero durante la inaguración del parque en la Casa Ronald McDonald.

PHOENIX -- Cuando el venezolano Miguel Montero llegó a los Estados Unidos en el 2002, se unió al equipo de novatos en Missoula, Montana y se alojó con una familia que lo ayudó a acoplarse a la vida en un nuevo país. Fue ahí donde el receptor conoció la Casa Ronald McDonald, cuando uno de los niños de su nueva "familia" se enfermó y necesitó los servicios del establecimiento.

Aunque la menor falleció en el 2007, Montero nunca olvidó la gran ayuda que le ofreció aquella organización a la familia que lo recibió, y el catcher se unió a la Fundación Diamondbacks de Arizona para inaugurar un parque en la Casa Ronald McDonald de Phoenix a pocas millas del Chase Field.

"Esto es bastante importante y se siente maravilloso ver a estos muchachos sonreir y divertirse", expresó Montero, quien fue acompañado por su esposa, madre y suegra para la ceremonia de inauguración. "Fui bendecido y ahora quiero ayudar a los demás. He estado aquí varias veces y es increíble todo lo que los D-backs y sus empleados han hecho".

Con una contribución de US$50,000 de Montero y la Fundación Diamondbacks de Arizona, un grupo de empleados del equipo se encargó de la renovación del parque, que es una replica del Chase Field. Cuenta con un terreno de juego con una estatua de Montero en el plato y los muros son acolchonados como los del Chase Field. El proyecto también incluyó nuevo alumbrado, sistema de ventilación, área para asados, asientos y jardines.

La Casa Ronald McDonald ofrece alojamiento temporal para familias que viajan a Phoenix para cuidar de sus hijos enfermos. La ciudad se ha convertido en un destino médico para niños que reciben varias clases de tratamientos y la Casa Ronald McDonald se convierte en otro hogar para ellos, según la jefe ejecutiva, Nancy Roach.