Raúl Ibáñez (AP)

El gerente general de los Angelinos, Jerry Dipoto, y su más reciente adquisición, Raúl Ibáñez, dicen estar emocionados ante la llegada del toletero al club. Y dado el éxito que ha tenido Ibáñez en el Angel Stadium, no hay que hurgar demasiado para comprender el entusiasmo.

Ibáñez, quien ha militado por los Marineros, Reales, Filis y Yankees en sus 16 temporadas como ligamayorista, siempre se ha sentido a gusto bateando en el Angel Stadium. Sus números en 70 partidos de por vida en dicho estadio - promedio de .349, 10 jonrones, porcentaje de embasarse de .407 y slugging de .522 - así lo reflejan. Pero el veterano no sabe exactamente a qué atribuir su buen desempeño en el sur de California.

"Honestamente, le he dado mucha mente. No lo sé", dijo Ibáñez por vía telefónica. "Les puedo decir que me siento muy cómodo allí…veo muy bien la bola allí. Me gusta el hecho de que tiene amplios canales. Creo que la grama facilita que la bola ruede con facilidad por el cuadro interior. Disfruto batear allí".

La contratación de Ibáñez, quien firmó por un año y US$2.75 millones con la posibilidad de ganar otros $2.25 millones en incentivos, se hizo oficial el viernes. Aunque ha patrullado los jardines tan recientemente como este año, temporada en la que vio acción en 100 compromisos como guardabosque por Seattle, Ibáñez fungiría mayormente como bateador designado en los Angelinos. Pero según él, su preparación durante la temporada baja no ha cambiado.

"Me estoy alistando este invierno, obviamente, como lo hago todos los inviernos", dijo Ibáñez, quien de por vida batea para .276 con 300 vuelacercas y 1,181 carreras producidas. "En mi opinión, no hay tal cosa como prepararse en la temporada baja para ser bateador designado. Te preparas para ser pelotero. Te preparas para ser un deportista".

Los Angelinos cuentan con que Ibáñez, quien cumplirá los 42 años de edad en junio, se asemeje más al bateador que registró un promedio de .267 con 24 jonrones en la primera mitad de la temporada del 2013 y no al que bateó para apenas .203 con cinco cuadrangulares después del receso del Juego de Estrellas.

Tanto Dipoto como Ibáñez confían en que así será.

"No anticipo que los Angelinos reciban algo que no sea lo mejor que puede ofrecer (Ibáñez)", dijo Dipoto.

Agregó el mismo toletero, "Si no pensara que soy capaz de rendir a un alto nivel, simplemente no jugaría. Definitivamente espero contribuir a este equipo y ayudar a continuar la tradición ganadora aquí".

Es posible que los Angelinos hagan más movimientos antes de que empiece la temporada del 2014 - necesitarían un abridor más, por ejemplo. La gerencia cambió a Mark Trumbo para adquirir a los abridores Tyler Skaggs y Héctor Santiago, además de cambiar a Peter Bourjos por el tercera base David Freese. Pero el club no hizo firmas de alto perfil, diferente a los últimos dos años, en los que ficharon al dominicano Albert Pujols, a C.J. Wilson y a Josh Hamilton. Dichas adquisiciones no han dado frutos hasta ahora, ya que Anaheim ha terminado en el tercer lugar en el Oeste de la Liga Americana en campañas consecutivas.

Por el contrario, los rivales divisionales de los Angelinos han hecho grandes inversiones este invierno - entre otros movimientos, los Marineros agregaron al quisqueyano Robinson Canó y Prince Fielder pasó a las filas de los Rangers, que de su parte también firmaron al cotizado jardinero Shin-Soo Choo. Pero aun así, Ibáñez considera posible que los Angelinos den la pelea en el 2014.

"Creo que las posibilidades de los Angelinos de ser un equipo sumamente competitivo y mantenerse arriba en la división son buenas", manifestó Ibáñez. "Desde afuera, pensé que tenían muy buenas posibilidades (en el 2013) y aunque por alguna razón las cosas no sucedieron como podían, creo que nuestras posibilidades son muy buenas. Si jugamos al nivel del que somos capaces, creo que es un club muy bueno y que puede dar buenas oportunidades".