Miguel Cabrera. (Carlos Osorio.AP)

LAKELAND, Florida -- A los Tigres le sobran excelentes lanzadores que se presentaron a los entrenamientos primaverales antes de tiempo. Eso no es una novedad. La llegada de un cañonero estrella al comienzo de la semana tuvo un mayor impacto.

El venezolano Miguel Cabrera ha estado con el equipo en la Florida aprovechando la disponibilidad del terreno y la sala de pesas para dar inicio a sus ejercicios de primavera. No es que necesite rehabilitación adicional. De hecho, se siente bien. Al preguntársele que comparara este año con la campaña pasada, en la que batalló con un desgarre en la ingle durante la recta final, Cabrera no ocultó su sonrisa.

"Me siento libre, como si pudiera hacer cualquier cosa", señaló Cabrera. "Nada me preocupa. Ya no pienso si me dolerá, si me molestará cuando haga un movimiento. Me siento listo para el arranque".

Cabrera se sometió a una cirugía para reparar el daño en una ingle. El antesalista indicó que sintió la diferencia días después y recibió el visto bueno para iniciar sus actividades normales a comienzos de la temporada muerta. La única diferencia en su rutina es la adición de ejercicios para tomar más fuerza en los músculos abdominales.

"Me siento más fuerte", dijo el tercera base. "Me he asegurado de que todo esté bien cuando comience a jugar. Eso es lo único diferente que estoy haciendo".

Entre las cosas que no preocupan a Cabrera también se encuentra su situación contractual. Le quedan dos campañas en su contrato que firmó hace seis años. Normalmente este es el momento en que varios equipos comienzan a platicar con sus estrellas acerca de una extensión, cuando la agencia libre todavía está lo suficientemente lejos que llamaría la atención un pacto a largo plazo.

Cabrera informó que aún no ha surgido el tema de un contrato, pero no está preocupado. Expresó que con dos temporadas en su contrato, hay bastante tiempo para negociar una extensión.