Bud Selig y Hank Aaron. (Kevin C. Cox/Getty Images)

ATLANTA -- Hank Aaron sigue siendo el rey del jonrón a juicio de muchas personas. Incluso el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, se inclina por esa idea.

Aaron recibió un homenaje el martes, antes del juego entre los Bravos de Atlanta y los Mets de Nueva York, con una ceremonia para conmemorar el 40mo aniversario de su jonrón número 715, con el que rompió el récord de Babe Ruth.

En su carrera, Aaron totalizó 755 cuadrangulares, pero esa cifra fue rebasada por Barry Bonds, cuya carrera quedó sin embargo manchada por acusaciones de consumo de esteroides. Bonds acumuló 762 vuelacercas, pero muchos fanáticos se niegan a reconocer esa marca y siguen considerando que Aaron es el máximo jonronero de la historia.

Durante una charla con la prensa, después de la ceremonia, se preguntó a Selig si Aaron debe ser considerado el auténtico rey de los jonroneros.

"Siempre me topo con un asunto delicado en esto, pero yo mismo lo he dicho, y lo dejaré así", dijo Selig.

Durante la ceremonia, el presidente de los Bravos, Terry McGuirk, afirmó que Aaron "impuso el récord de jonrones a la vieja usanza".

"Serás por siempre el rey del jonrón de todos los tiempos", le dijo al legendario toletero.

Aaron, de 80 años, fue ovacionado de pie por los espectadores en la ceremonia. El batazo que quebró el récord de Ruth llegó el 8 de abril de 1974, frente a Al Downing, de los Dodgers.

El homenajeado agradeció a sus seguidores "por toda su cortesía a lo largo de tantos años". Aaron, quien se recupera de una cirugía reciente de reemplazo de cadera, utilizaba una andadera ortopédica.

En el jardín se colocaron numerosos fanáticos, cada uno de los cuales vestía un jersey de los Bravos, con el número 44. Asimismo, portaban carteles con números que iban del uno al 715.