Ervin Santana.

FILADELFIA - A pesar de que hizo 32 aperturas, lanzó 211 innings y registró una efectividad de 3.24 por los Reales en el 2013, el dominicano Ervin Santana fue una firma tardía como agente libre durante el invierno que acaba de pasar.

Santana no fichó con los Bravos sino hasta que restaban apenas par de semanas en la Liga de la Toronja. Y Atlanta sólo le ofreció un contrato después de haber perdido a dos de sus abridores, Kris Medlen y Brandon Beachy, en espacio de una semana. Ambos tuvieron que someterse a una cirugía Tommy John.

En su segunda apertura por los Bravos en el Citizens Bank Park de Filadelfia el lunes, Santana cedió apenas una carrera. No se apuntó la victoria porque los Filis se fueron arriba en el octavo inning en lo que terminó siendo un triunfo de Atlanta por 9-6.

En dos aperturas por el equipo grande de Atlanta, Santana tiene efectividad de 0.64. Los Bravos han ganado cuatro juegos consecutivos y están en el primer lugar en el Este de la Liga Nacional. Aunque al principio de los entrenamientos muchos expertos esperaban que Atlanta diera la pelea en la división, algunos descartaron esa idea cuando la rotación del club se vio diezmada por las lesiones. Y la verdad es que las dudas también habían infiltrado el clubhouse.

"Tuvimos suerte", dijo el manager de los Bravos, el cubano Fredi González. "Tuvimos la suerte de que (Santana) aún estaba disponible, porque de lo contrario no sé qué hubiésemos hecho. Y el hecho de que (el gerente general Frank Wren), (el presidente del club John Schuerholz) y nuestro director ejecutivo Terry McGuirk salieran y dijeran, 'Fírmenlo' - no se trataba de una suma pequeña. Que ellos dijeran, 'Lo necesitamos. Vayan por él', nos levantó.

"Estábamos algo decaídos y fue increíble que ellos hicieran eso".

Santana firmó por un año y US$14.1 millones. En lo que va de la campaña, el quisqueyano ha lanzado como si tuviera algo que probar. Pareciera que está decidido a demostrarles a todos los equipos que no lo tomaron en cuenta que cometieron un error. Pero el serpentinero insiste en que ésa no es su intención.

"No tengo nada que demostrar", dijo Santana. "Ser yo y nada más. Sé de lo que soy capaz. Mucha gente sabe lo que puedo hacer. Simplemente tengo que ser yo mismo cada vez que suba al montículo".

"Fue difícil porque la compensación en el draft amateur fue parte del proceso", continuó. "Me fue difícil encontrar trabajo. No le deseo nada malo a nadie. Pero las lesiones suceden y son parte del juego, así que me buscaron y dije, 'Hagámoslo'".

El lunes, Santana ponchó a 11 bateadores, empatando la marca más alta de su carrera. Aunque ponchó a cinco de los últimos siete bateadores a los que se enfrentó, González no dudó en sacarlo del juego, debido en parte a que el dominicano tuvo unos entrenamientos abreviados.

"Ese era parte del plan para el juego desde un principio", explicó el capataz. "Llevaba 96 lanzamientos y había corredores en base. Fueron innings bastante desgastantes. Construiremos a base de eso en su próxima apertura. Le permitiremos que haga otros 10 o 15 (lanzamientos) y ojalá llegue al punto de que no nos preocupe que haga 125 pitcheos.

"Ha superado (las expectativas)", agregó el capataz.. "He quedado muy impresionado con él. Ha podido mezclar sus pitcheos y de paso se mantiene en 93, 94 millas por hora. Tiene comando y algo de vida. Tiene otro material. Sabe lanzar. Estamos bien contentos con él".

Los Bravos no saben exactamente por qué Santana aún estaba disponible cuando de pronto se vieron necesitados un abridor en marzo. Simplemente están agradecidos de que así fuera.