SAN DIEGO, California -- Los Padres de San Diego sólo batearon un hit --un sencillo con toque de pelota del nicaragüense Everth Cabrera en el primer inning-- pero de todas formas derrotaron 3-2 el miércoles a los Piratas de Pittsburgh gracias al descontrol de Francisco Liriano.

San Diego jugó a base del desplazamiento en las almohadillas: anotó con un elevado de sacrificio, un error y un pasaporte con la casa llena para evitar ser barrido en tres encuentros.

Un elevado del puertorriqueño René Rivera a Andrew McCutcheon, que puso fin a la octava entrada, fue la única pelota fildeada por un jardinero de los Piratas. Carlos Quentin pegó un elevado de sacrificio en el primer episodio, pero el segunda base Josh Harrison lo capturó adentrándose un poco en el jardín derecho.

Ian Kennedy (5-6) ganó su tercera apertura seguida, en la que ponchó a siete y permitió dos carreras con cinco hits en seis innings, al tiempo que concedió una base por bolas. Huston Street trabajó el noveno capítulo, llevándose su 18vo salvamento en igual número de oportunidades.

El dominicano Liriano (1-6) otorgó seis boletos y recetó siete ponches en cinco entradas.

Por los Piratas, el venezolano José Tábata de 3-1. Los dominicanos Pedro Álvarez de 4-1, Liriano de 1-0 y Starling Marte de 1-0.

Por los Padres, el nicaragüense Cabrera de 4-1, con una anotada. El venezolano Alexi Amarista de 2-0. El puertorriqueño Rivera de 2-0.