Los Reales llegan de barrer su serie de tres juegos contra los Gigantes. (Getty)

Quienes han tenido fe en los Reales han pasado por altibajos esta temporada. Cada vez que las expectativas de Kansas City crecen, el equipo comienza a enfrentar obstáculos. Cada vez que parece que es hora de descartarlos, comienzan a marchar a todo motor.

¿Recuerdan cuando los Monarcas pegaron apenas 11 jonrones en abril? ¿Cuando cayeron por la mínima en un juego contra los Marineros en junio tras una dudosa decisión del manager Ned Yost? ¿O cuando Kansas City no hizo ningún movimiento en la fecha límite de cambios del 31 de julio y luego horas después se enteraron que su inicialista Eric Hosmer perderá de tres a seis semanas con una fractura en un hueso de la mano derecha?

Pero ahora podemos ver lo que ha ocurrido últimamente. Los Monarcas pasan por un buen ritmo de nuevo. Han ganado 15 de sus últimos 18 compromisos para apoderarse del segundo Comodín en la Liga Americana.

De paso se colocaron a solamente 2 ½ juegos detrás de los Tigres en la cima de la División Central en la Liga Americana.

Y muchos pensaban que Detroit había amarrado la Central en el Día Inaugural o cuando adquirieron al abridor David Price.

Bueno todavía no es hora de darlo por seguro. Quedan más de siete semanas en la temporada, los Reales en lo que va del año llevan marca de 4-9 contra los Tigres, y aquel segundo Comodín de la Liga Americana es bastante tenue, con cuatro clubes -- Reales, Marineros, Azulejos y Yankees -- todos a medio partido de cada uno y los Indios también les están pisando los talones.

Kansas City ha lucido bastante bien. El equipo necesitaba un bateador -- desde lejos -- para reforzar una alineación poco potente, y al final aquel bate se encontraba dentro de la organización.

Billy Butler se ha revitalizado y al lineup de los Reales. Hace un mes, cometió una de las peores falas: Butler era un bateador designado que no bateaba. Pero en sus últimos 28 encuentros tiene un promedio de .306 con un porcentaje de embasarse más slugging de .898 (OPS_, cuatro jonrones, seis dobletes y 11 empujadas.

Butler no es el único encendido con el bate. Lorenzo Cain también lo ha estado bateando de 31-11 en sus últimos 10 encuentros. El venezolano Alcides Escobar también ha contribuido con el bate sin llamar mucho la atención. Otro es Alex Gordon al unirse al club de los 1,000 hits de los Reales cuatro años después de que parecía imposible. Y la piedra angular de la mayoría de las victorias de Kansas City es la misma de antes -- sólido pitcheo abridor, un fuerte bullpen y una excelente defensa.

Aunque en la fecha límite de cambios los Monarcas no agregaron una pieza de impacto que necesitaban, agosto es un momento interesante mientras observan las alternativas en las listas de waivers. Y Kansas City ya ha agregado a jugadores veteranos -- el guardabosque Raúl Ibáñez, los lanzadores Scott Downs y Jason Frasor, el receptor Erik Kratz -- para la recta final. Es difícil cree que los Reales ahora tienen una de los dos rosters de mayor edad en el Joven Circuito, detrás solamente de los Yankees.

"Eso me asombró", dijo Yost al presentársele esa estadística.

Y es posible que ahora sea el momento de que los Reales sorprenda al béisbol.

Tras su barrida de tres juegos sobre los Gigantes, los Monarcas tienen otra dura prueba en una serie contra los Atléticos. Pero después tienen un calendario un poco más ligero -- 26 de sus últimos 42 compromisos son contra clubes con récords debajo de los .500.

Pero el calendario no lo es todo en este juego, porque no se trata de contra quién juegas sino el momento en que los enfrentes.

Sin embargo, en estos momentos los Reales lucen como un rival que inspira miedo. Están encendidos y pasando por un buen momento. Es posible que el Kauffman Stadium vea juegos en octubre.