Christian Vázquez. (AP)

Ha pasado poco más de un mes desde que el receptor puertorriqueño Christian Vázquez visitó el uniforme de los Medias Rojas por primera vez, pero sería difícil notar eso debido a su comportamiento en el clubhouse y su presencia en el terreno de juego.

Al preguntársele a cualquier coach o jugador acerca del cátcher de 23 años, quien llegó al equipo grande el 9 de julio, contestaría que la transición de Vázquez ha sido impecable.

"La verdad es que no actúa como un muchacho joven. Puedes notar su madurez", señaló el receptor veterano David Ross. "Se maneja bien y tiene cualidades de líder. No me fijo en la edad. Me fijo en la personalidad de los jugadores en este ambiente y encaja muy bien".

Vázquez se ha esforzado por absorber información, dependiendo bastante de Ross y del coach de pitcheo boricua Juan Nieves para que lo lleven por el camino correcto.

"Ve el juego dentro del juego, lo que es algo muy impresionante", indicó Nieve. "También viene de su astucia. Ve las cosas en el juego que muchos no ven. Es maravilloso verlo detrás del plato. Recibe la pelota de gran manera y tiene bastante energía".

El dirigente John Farrell también ve la confianza que Vázquez tiene como receptor.

"Hace ver que cada lanzamiento luzca como un strike", expresó Farrell. "Cómo presenta el pitcheo y por la fuerza que tiene en las manos su blanco nunca cede con una recta de 90 millas por hora. Ha sido impresionante".

Esa clase de confianza y fe en su capacidad de manejar un juego le ha permitido a Vázquez encontrar éxito no solamente en ayudar a que los jóvenes de la rotación de Boston se acoplen, sino con estar en sintonía con veteranos como Clay Buchholz.

En la serie del fin de semana pasado frente a los Angelinos, en la que Vázquez fue el receptor de Allen Webster en el primer juego y el de Buchholz en el segundo, el boricua demostró la profundidad de su sabiduría y capacidades.

Al sentirse cómodo con Webster después de pasar la mayoría del año con el derecho en Triple-A Pawtucket, Vázquez no dudó en emplear lanzamientos rompientes en una cuenta propia de rectas. Esa clase de mentalidad resultó en grandes elogios de su manager después del partido, y ayudó a Webster a conseguir su segunda victoria de la campaña.

"Puedes notar su liderazgo cuando visita el montículo para hablar con los lanzadores", dijo Nieves. "Lo he visto animar a los muchachos con pasión. También ha podido ser firme. Esa relación crecerá".

Vázquez estuvo detrás del plato para todas las 19 entradas la siguiente noche, bloqueando bolas con su cuello y máscara como si fuera un portero de hockey sobre hielo.

"No puedo dejar de elogiar lo que ha hecho Vázquez y la manera en que fue cátcher para cada episodio", manifestó Buchholz después del encuentro del sábado. "Evitó carreras en varias ocasiones. Es un buen receptor. Tiene la oportunidad de ser bastante bueno".

Desde el punto de vista ofensivo, Farrell pensó que Vázquez dio otro paso con Doble-A Portland en el 2012. Durante ese tiempo, pudo disminuir sus ponches y aumentar sus pasaportes negociados.

Luego con Portland en el 2013, Vázquez bateó .289 con cinco jonrones y 48 empujadas, además de recibir más bases por bolas (47) que ponches (44).

Continuó aquel éxito esta temporada con Triple-A Pawtucket y ahora con los Medias Rojas. Vázquez se ha embasado en 15 de sus últimos 17 partidos como titular, con al menos un imparable en 11 de aquellos compromisos. También ha impulsado 11 carreras en 20 turnos con corredores en posición de anotar.

"Cuando observas su mentalidad en el plato, no es un jalador de bolas. A un joven bateador en situaciones con corredores en posición de anotar, los oponentes buscarían atacarlo con rompientes, pero la realidad es que cubre bien el plato", indicó Farrell. "Y tiene buenos instintos de béisbol".

Por ahora, Vázquez disfruta de su oportunidad, con la esperanza de estar listo para ser receptor titular de los Medias Rojas la próxima temporada.

"Es divertido aquí. Hay muchos veteranos y Ross me ha ayudado bastante", declaró Vázquez. "Me ha enseñado tantas cosas sobre el pitcheo y cómo manejar los juegos. Estoy trabajando fuerte para mejorar cada día".