Carlos Beltrán (Getty)

NEW YORK -- El guardabosque puertorriqueño de los Yankees, Carlos Beltrán, recibió una inyección de cortisona para calmar una molestia en el codo derecho que lo mantuvo fuera tanto el miércoles como el jueves en la serie de Nueva York frente a Houston.

Beltrán sintió dolores al hacer varios swings durante el primer partido contra los Astros, y aunque el dolor no es nada nuevo, esta vez fue más intenso. El toletero ha lidiado con un espolón en el codo desde abril, que necesitará ser operado en la temporada muerta.

"He sentido los dolores durante un buen tiempo, pero los del otro día fueron muy intensos", señaló Beltrán. "Creo que tras hablar con el médico del equipo, es posible que el efecto de la inyección anterior ya haya pasado".

El boricua espera regresar a la acción para el primer partido del fin de semana de los Yankees contra los Medias Blancas, pero eso dependería de si el codo responde a la nueva inyección y si el jardinero puede dar swings en los próximos días.

Este es el último contratiempo para Beltrán, quien se encuentra en la primera campaña de un contrato de tres años y US$45 millones. Se perdió 33 juegos debido a la lesión en el codo y una ligera conmoción cerebral. Lleva promedio de .233 con 14 cuadrangulares y 45 impulsadas -- muy por debajo de los .281, 24 jonrones y 88 remolcadas que ha promediado durante sus primeras 15 temporadas completas en las Grandes Ligas.